Excavaciones en Covaneria (Ojo Guareña)

El 20 de agosto, comienza una nueva campaña de excavaciones arqueológicas en Covaneria (Cornejo, Merindad de Sotoscueva), estando prevista su finalización el próximo día 28 de agosto. Es una de las cavidades que forma parte del Complejo Kárstico de Ojo Guareña, declarado Bien de Interés Cultural desde abril de 1970, y en su interior presenta importante conjunto funerario.


El yacimiento fue descubierto por el Grupo Espeleológico Edelweiss y publicado en 1986 en la Monografía sobre Ojo Guareña (Kaite, Estudios de Espeleología Burgalesa, nº 4-5), y en 2013 en el libro monográfico Cuevas de Ojo Guareña, una visión de la mano del Grupo Espeleológico Edelweiss, ambos editados por la Excma. Diputación Provincial de Burgos. En 2017, tras la denuncia de expolio en su interior, se pudo constatar la presencia de abundantes restos humanos esparcidos por el suelo, que se depositaron en el Museo de Burgos. Por ese motivo la Junta de Castilla y León aprobó el proyecto de excavación que permitiera contextualizar este yacimiento.

Las campañas de 2018 y 2019 ha sacado a la luz un interesante yacimiento sepulcral, que ha proporcionado numerosos huesos humanos de al menos 19 personas, 12 de las cuales son niños (con edades comprendidas entre un neonato hasta los 12 años), dos son jóvenes de entre 20 y 25 años y cinco adultos de más de 35 años. El depósito funerario está asociado a abundante material cerámico de la Edad del Bronce, que conforman grandes vasijas y pequeños cuencos. Estos restos parecen apuntar a la presencia simbólica o ritual de un espacio singular de carácter sepulcral, un lugar especial situado en una estrecha y colgada grieta, en donde se depositaron los restos de niños y adultos dentro de la tradición de enterramientos colectivos en un momento incierto entre el Neolítico y la Edad del Bronce.

La campaña de 2020, quiere sondear el sector final de la Galería Sepulcral con el fin de profundizar en la secuencia estratigráfica y reconocer la posible existencia de un nivel inferior, vislumbrado en la campaña de 2019, que parece documentar restos de individuos adultos. De confirmarse, aportaría complejidad y diacronía a este enclave funerario.

En el presente año, la Junta de Castilla y León ha vuelto a encargar los trabajos de excavación, estudio y analíticas a la Fundación Atapuerca, siendo la arqueóloga Ana Isabel Ortega Martínez la directora de la intervención y el antropólogo Antonio Molina quien se encarga del estudio de los restos humanos. Participan miembros del CENIEH, Universidad de Alcalá de Henares y Grupo Espeleológico Edelweiss.

Los nuevos restos que aparezcan deberán ser entregados al Museo de Burgos y el informe con los resultados de la excavación, analíticas y dataciones, a la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León.